Las playas del Norte y Mar de Cortes son de una notable belleza. Visitar las zonas costeras de la Península de Baja California nos garantiza tener las mejores vivencias turísticas. Este territorio se presenta como una extensa lengua de tierra de más de mil kilómetros que nos presenta paisajes espectaculares. Grandes desiertos, las vastas costas del Pacífico y el Mar de Cortés, las numerosas islas que la rodean y los fascinantes fondos marinos forman parte del entorno costero bajacaliforniano. 

Es en esta parte del territorio mexicano es posible hallar magníficas zonas costeras para tener unas inmejorables vacaciones. Una de ellas es Rosarito, excelente centro turístico que cuenta con las condiciones perfectas para el descanso y el esparcimiento. Tiene extensas y anchas playas que se prestan para tomar baños de sol y para la práctica de los deportes náuticos más populares. Los visitantes hallarán en este centro de veraneo estupendos hoteles y variados servicios turísticos. Rosarito se localiza al sur de Tijuana siguiendo la carretera federal número 1.

Más al sur del territorio nacional también se hallarán playas de gran belleza, en especial en centros vacacionales de tanta popularidad como Huatulco o Puerto Escondido. Vale la pena realizar excursiones en lancha para conocer los rincones de mayor belleza en las bahías de Huatulco. El mar, la selva, la elevada serranía y el limpio firmamento se combinan en este popular centro de veraneo para el goce turístico de todos los visitantes. 

Para tener un alojamiento seguro y cómodo en el entorno de Huatulco, les aconsejamos quedarse en el hotel Las Brisas Huatulco, por el excelente servicio que nos ofrece su staff y sus modernas instalaciones. 

Vale la pena resaltar que los afectos al turismo de naturaleza tienen mucho para descubrir y para disfrutar en este centro vacacional oaxaqueño. Hay maravillas naturales en la zona que nadie se debe perder, como es el caso de la Piedra de Moros. Se trata de una enorme roca con una altura de aproximadamente 20 metros. Hay varias anécdotas históricas relacionadas con esta enorme roca, la cual servía como bastión natural a los primeros moradores de la zona de los ataques piratas que eran frecuentes en la zona hace mucho tiempo.